Rebeca González, opositora a peón: “ahora ganaré un sueldo en condiciones”

0
1831
Rebeca González

Con 35 años y una Diplomatura en Magisterio, Rebeca González acaba de aprobar las oposiciones de peón del Ayuntamiento de Valladolid. Una etapa que afronta con ilusión y algo de incertidumbre, pues en este período hay otros opositores que pueden solicitar una revisión de su nota. Ha quedado en el puesto nº41 de 68 plazas, por lo que el éxito está prácticamente asegurado.

¿Por qué peón?

Habrá más de una persona que probablemente se haya preguntado por qué una Diplomada en Magisterio como Rebeca González decide prepararse unas oposiciones de peón. La respuesta nos la da ella misma: “me presenté porque quería cambiar mi vida, trabajo a media jornada y prefería algo más estable. Con la pandemia me cambió el chip y me dije <<vamos a intentarlo>>. Me pareció relativamente fácil porque pedían el Graduado Escolar y yo soy Diplomada, así que pensé que estas oposiciones eran asequibles.”

Además, la opositora en cuestión, indica: “trabajo en <<Madrugadores>> y en el comedor, por lo que voy dos horas a primera hora de la mañana y otras dos horas a mediodía, antes de comer. No es un horario demasiado bueno y la jornada es la que es”.

Para quién no lo sepa, el programa “Madrugadores”, consiste en la ampliación del horario de apertura, durante todos los días lectivos, de los centros docentes públicos en los que se implante.

Rebeca González lleva trabajando en el mismo colegio concertado desde hace 13 años, y tal y como explica, su contrato es el siguiente: “soy fija discontinua. En verano me finiquitan y cuando empieza otra vez el curso me vuelven a contratar”.

Rebeca González
Rebeca González, opositora a peón en Valladolid

Su preparación

Al estar trabajando y tener además un hijo de cinco años, decidió apostar por la autonomía en su formación y estudiar estas oposiciones con el Curso Oro de Editorial MAD. “Eran 11 temas y la verdad es que estudiarlos me ha resultado sencillo. El temario de MAD yo lo llevaba muy bien. Lo compré cuando salió y adquirí también el libro de test. La verdad es que el curso está muy bien y además en el foro puedes contactar con otra gente, plantear tus dudas, lo recomiendo, tanto estos libros como opositar en sí, porque según están las cosas hoy en día, es lo más seguro que hay”, concluye.

Un nuevo comienzo

La primera sorprendida con sus resultados ha sido ella misma: “no contaba con entrar. Me presenté sin esa presión que tenía cuando me presentaba a las de Magisterio, porque no tenía ingresos, y así se lleva mejor”, explica Rebeca González, que añade que “trabajando y con un niño he hecho lo que he podido”.

Y es que, Rebeca González probó suerte en las oposiciones de Maestro hasta en tres ocasiones, y aunque consiguió entrar en bolsa, no le llamaron.

Ahora, afronta la nueva etapa con ilusión, según sus propias palabras: “me resulta muy atractivo el hecho de tener una jornada completa y saber que voy a ser fija y que los veranos me los van a pagar, no como ahora que me voy al paro, y además, ahora ganaré un sueldo en condiciones”.

Después de tantos años en la misma situación, Rebeca González quiere empezar cuanto antes: “ahora tenemos un poco de incertidumbre porque hay un período de reclamaciones. Espero que no haya muchos errores en las notas, y que no me desplacen de puesto y que nos llamen pronto para empezar a trabajar”, afirma.

Y es que a los procesos les ha afectado el parón del mes de agosto y la situación sanitaria: “espero que no tarde mucho porque ha sido un poco largo el proceso. El 31 de julio fue el examen y como en agosto no se trabaja, se ha alargado. Además, había cinco personas con COVID y se ha extendido bastante en el tiempo por esa situación”, explica Rebeca González.

Otra ilusión que tiene la opositora es la de promocionar: “una de las cosas que yo tenía en mente es empezar por lo más bajo, en el grupo V, pero luego una vez dentro del Ayuntamiento quiero promocionar internamente, algo que no he podido hacer hasta el momento aquí en el colegio”, afirma la opositora, que según explica “ya después de tantos años no tienes la ilusión con la que ibas al principio, ni la esperanza de que puedas acabar ahí de maestra, porque yo entré de monitora con la esperanza de promocionar, pero como no ha sido posible, tengo ya ganas de un cambio. Digamos que lo necesito”.  

Además, ahora sus condiciones mejorarán notablemente: “el nuevo sueldo económicamente me permitirá muchas más cosas. Saber que vas a estar fijo, que vas a tener un sueldo digno”.

Ahora solo le queda esta pequeña espera para ocupar su plaza. Desde aquí le damos la enhorabuena.

La historia de Rebeca González también puede ser la tuya. Nunca es tarde para cambiar el rumbo y trazar un nuevo camino. Si necesitas información sobre oposiciones o sobre temarios, ponte en contacto con la Redacción de Mundopositor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí