Testimonio de una interina: “la Ley no me parece justa”

0
1020
Testimonio de una interina:

La última novedad de la Ley de Interinos es que la Eurocámara le ha pedido a la Comisión Europea un análisis sobre la misma, para determinar si esta sería la solución adecuada para reducir la alta tasa de interinidad en el empleo público. Lo cierto es que la realidad no es la misma para todos, tal es el caso de una interina de 43 años que trabaja como Auxiliar Administrativa en el Ayuntamiento de Palma de Mallorca y que, aunque prefiere no desvelar su identidad, y que nos refiramos a ella como María, nos ofrece su testimonio.

Testimonio de María

Actualmente, María trabaja como interina en el Ayuntamiento de Palma de Mallorca desde 2017, pero ya había estado antes, precisamente cinco años: desde 2010 hasta 2015, con lo cual no estaría incluida en la Ley de Interinos, ya que esta afecta a los que lleven en el mismo puesto desde el 1 de enero de 2016.

En su testimonio, la interina explica que, aunque le hubiera beneficiado, no lo ve justo: “sinceramente no me parece correcto. Entiendo a los interinos que llevan muchos años trabajando y que se han quedado entre comillas enganchados en el sistema porque no se han vuelto a convocar oposiciones, y llevan en su puesto once o doce años desde los últimos procesos. Ellos no han podido consolidar esa plaza porque no se les ha dado la oportunidad. Pero del mismo modo también entiendo que hay gente que lleva muchos años estudiando, esperando a meter la cabeza, y no ha podido entrar. Ahora les han cerrado la puerta mientras que los interinos hemos tenido la suerte de tener una silla en la que sentarnos cada día y un salario que cobrar cada mes y aunque hemos tenido ciertos recortes, no han tenido nada que ver con las dos crisis que han sufrido el resto de los ciudadanos que no han trabajado para la Administración Pública. Por tanto, después de tener todo eso, encima querer pedir que se les de la plaza sin pasar por un proceso de concurso-oposición, como se ha hecho siempre, no me parece correcto”.

Precisamente María acaba de examinase y se ha presentado a dos convocatorias: una de estabilización y otra libre: “en el que he obtenido mejor nota y en el que tengo más posibilidades es en el proceso libre, lo que pasa es que hay mucha competencia, gente que tiene más puntos que yo. Por eso, apuesto más por el proceso libre, aunque lucharé los dos hasta el final”.

Se desconoce cuándo es la segunda prueba, aunque es muy posible que se realice a finales de febrero, principios de marzo: “lo terrible de ser opositor es que estás siempre ahí con esa ansiedad de no saber cuándo. Tienes que estar siempre con la caña echada para ver si pescas algo. Nunca sabes bien cuándo sale la convocatoria, cuándo es el examen… sientes mucha incertidumbre”, indica.

Así es la situación en Palma de Mallorca

Tal y como nos cuenta María, “la mayoría de los interinos están enfadados porque cuando salió el Icetazo, muchas administraciones públicas ante la incertidumbre de lo que iba a pasar tiraron para atrás sus OPES, decidieron no convocarlas, pero el Ayuntamiento de Palma ha sido de los pocos que ha tirado para adelante y las ha convocado, así que hay mucho malestar entre los interinos. De hecho, están impugnadas, se las han llevado a lo contencioso porque consideran que no se tenían que haber convocado”.

Según esta interina, “en los procesos de estabilización están haciendo un guiño muy grande a los interinos para que se queden y a ellos no les ha parecido suficiente. Piensan que las tenían que haber paralizado porque esas plazas se las podían haber concedido, tras llevar once o doce años allí”.

Sin embargo, su postura es clara: “hay gente que está en la calle en la misma situación, estudiar estamos estudiando todos, tengamos la edad que tengamos. Hay gente que está trabajando y estudiando a la vez, cada uno tiene sus circunstancias y ninguna es mejor o peor que la otra, cada uno tiene la suya, pero a mí la Ley no me parece justa”.  

Hay que tener en cuenta que a ella incluso le beneficiaría: “también te digo que a mí me vendría de fábula, por mí que les den la plaza a todos, ya que son los que tengo por delante. Si eso ocurriera, yo estaría de las primeras. Egoístamente hablando me parecería bien, pero éticamente no lo veo. Es un problema. No sé qué va a pasar. Creo que por eso el Ayuntamiento de Palma ha querido convocar rápido, porque nuestra convocatoria es anterior a la normativa. Es posterior al decretazo, pero anterior a la Ley”.

A lo que añade en este testimonio, que “el Ayuntamiento está muy pobre de personal y la gente no quiere venir porque la bolsa está compuesta por interinos que ya están trabajando en otro sitio. Las bolsas de interinos están agotadas”.

Interina, por períodos

El testimonio de María es el de muchos tantos otros. Hubo unos años en los que decidió emprender y formar su propio negocio: “yo ya había opositado en 2010, en ese año entré de interina, y salí en 2015, estuve cinco años trabajando. Quería ser mamá, decidí que quería emprender y dejé el Ayuntamiento. Cuando ya tuve a mi hijo y, sobre todo, cuando vino mi hija, me eché un poco para atrás. El mundo del emprendedor es muy complicado y sobre todo es muy incierto a nivel de ingresos, y teniendo dos niños me dio un poco de vértigo y decidí volver a algo un poco más estable por ellos. Así que cuando cumplí 40 años me propuse volver a ello. Hubo un bolsín en 2017, estudié durante dos meses a full y lo aprobé, entré, y llevo trabajando de interina desde entonces. Me volví a reenganchar al tren”.

Su negocio estaba basado en las ventas de un producto digital de creación propia: “fue bien, no es que fuera mal, tenía flexibilidad horaria, que me permitía compaginar con la familia, pero la estabilidad económica pesaba mucho, la verdad”, explica.

“Cuando tuve a mis hijos empecé a mirar más opciones. Me decía a mí misma: <<ahora mismo me puedo conformar, pero cuando me jubile, ¿qué pensión me va a quedar?>>. No quería ser una carga para mis hijos. Decidí tener seguridad”, afirma María.

Su preparación

Tal y como explica en su testimonio, María ha decidido prepararse estos procesos selectivos con Editorial MAD: “MAD para mí es la mejor editorial para estudiar oposiciones porque es la más completa, con MAD no te olvidas de nada, no tienes ese miedo de si te has podido dejar una parte del temario sin tocar. Profundiza tanto que lo tienes todo”, asegura la interina, que además explica que hay otras editoriales que no ofrecen el programa completo.

Con respecto a su formación, María estudió en una universidad privada y su título está pendiente de homologación. Su intención es ascender mediante promoción interna una vez que consiga la plaza. Desde Mundopositor le deseamos mucha suerte.

¿Qué te ha parecido el testimonio de María?

Puedes compartir tu opinión en esta misma noticia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí