Locus de control: ¿de quién dependen nuestros actos?

    0
    287

    Hay momentos en los que no podemos hacer nada para cambiar lo que nos pase y otros, en los que todo variará según cómo lo afrontemos. Es decir, todo depende de la forma en la que veamos los problemas o las distintas situaciones que ocurren en la vida o lo que es lo mismo, del Locus de control que defina nuestra personalidad.

    El Locus de control trata sobre aquello que creemos que podemos controlar de nuestra vida. A veces pensamos que no hay nada que esté en nuestras manos para solucionar algo que nos ocurre, este es el caso del Locus de control externo. Sin embargo, cuando pensamos que todo está bajo control estaríamos en un proceso de Locus de control interno.

    ¿Todo se basa en la suerte o en la planificación?

    Si nos centramos en el caso externo y lo analizamos más en profundidad, vemos que se basa en culpar o responsabilizar a otros, sin ver los errores de uno mismo, sino que se prefiere creer en el karma, en la mala suerte o en Dios, con tal de no hacerse cargo de nuestros propios actos.

    Esta cuestión también puede ser denominada “indefensión aprendida”, ya que la realidad es que simplemente estamos siendo un poco negativos y no vemos más allá, ni aportamos posibles soluciones.

    Por otro lado, en el caso del Locus de control interno, ocurre todo lo contrario, ya que se piensa que todo depende de uno mismo, las personas que tienen esta característica se consideran autoeficaces y exigentes.

    Como todo en esta vida, excederse es negativo tanto para un tipo de Locus de control, como para el otro, debido a que, en el caso externo, vivimos deprimidos por pensar que no importa lo que nos esforcemos, que será en vano y, en el interno, las personas se sienten presionadas por intentar mejorar y arreglar cada situación.

    Encontrar el equilibrio entre ambos actos es lo que nos aportará la felicidad, sabiendo que hay que intentar mejorar todo aquello que esté en nuestra capacidad pero que no todo es mejorable.

    Por eso, desde Mundopositor, te aseguramos que conseguir la plaza de tus sueños está a tu alcance y que, en este caso, solo depende del esfuerzo de uno mismo. Persiste, que tendrá su recompensa.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí