Aprobar sin estudiar. El método de opositar solo haciendo test 

0
1733
Aprobar sin estudiar. El método de opositar solo haciendo test

Que resolver cuestionarios es clave en la preparación de las oposiciones es algo que nadie pone en duda. Entrenar en la realización de ejercicios, similares a los que realizarás el día de tu examen, es fundamental para aumentar tu capacidad para resolver la tarea, reducir el tiempo de ejecución, repasar y afianzar el contenido y desarrollar tus capacidades. Sin embargo, una cosa es hacerlo como un valor añadido y otra opositar solo haciendo test.  

Pero hay opositores que han decidido colocar los test en el centro de su preparación, dejando en segundo plano el temario, los esquemas y las técnicas de estudio. 

Desde Mundopositor nos preguntamos, ¿es suficiente con hacer test para estar bien preparados para superar con garantías la prueba de tu oposición? Muchos opositores se plantean (y nos plantean) esta cuestión. Si tú eres uno de ellos, este post te interesa. 

El temario: ¿obligatorio o voluntario? 

Conseguir una plaza fija sin estudiar un temario, es poco menos que una fantasía colectiva de las personas opositoras.  

Aprobar el examen, con una nota que permita estar en posición de plaza, es el objetivo de la preparación de la oposición, y si se puede conseguir con menos esfuerzo, pues mejor. ¿Verdad? 

La necesidad de tener un temario claro, estructurado, diseñado para facilitar la memorización y actualizado con las novedades, que te facilite alcanzar esa meta, se pone en duda en esta perspectiva. Para los que deciden opositar solo haciendo test, el temario pasa a un segundo plano y creen (erróneamente) que este no es necesario para superar la prueba. 

Para esta modalidad de preparación, las materias no son lo más importante, sino que el peso principal recae en disponer de muchas preguntas, que abarquen todos los contenidos más relevantes. 

Sin embargo, el Tribunal designado para el proceso es el único responsable de elegir las preguntas que formarán parte de las pruebas, con la única premisa de que esas preguntas se respondan con el temario propuesto para el proceso. Nadie sabe qué preguntas concretas formarán parte de la prueba, pero sí que deben “salir” de esos temas. La importancia de tener esos contenidos desarrollados está, justamente, en esta idea. 

Ventajas de opositar solo haciendo test 

Los defensores de opositar solo haciendo test, argumentan que ahorran tiempo en la preparación y que es más efectiva, ya que se centra en la propia prueba, eliminando la “paja”. Además, se trata de una metodología activa y dinámica que se basa en la práctica y en la acción, centrando la preparación en el entrenamiento y la resolución. Conocer tu nivel en todo momento, cada vez que haces un test, al tiempo que entrenas la memoria de reconocimiento y aprendes a leer correctamente las preguntas, aportan gran valor a cualquier preparación. 

Dificultades de opositar solo haciendo test 

Es indudable que las ventajas detalladas son importantes en la preparación de una oposición, pero la pregunta es ¿son suficientes? 

Para que preparar una prueba de oposiciones exclusivamente realizando test debemos salvar las siguientes dificultades: 

  • Las preguntas practicadas deben ser las que forman el ejercicio. Cualquier cambio en ellas hará que la respuesta válida sea completamente diferente y, si no dispones de la información en tu cabeza para darte cuenta, es probable que respondas de forma equivocada. 
  • No hay precisión en los datos de nuestra memoria, por lo que cualquier pregunta nueva, no se puede resolver con seguridad. 
  • No abarcamos la totalidad de los contenidos, ya que solo se ha practicado una cantidad limitada de información. Esto nos impide razonar posibles opciones de respuesta, resolver un caso práctico o detectar trampas. 
  • Puede que haya preguntas mal diseñadas entre las que entrenemos o que el tribunal que se encargue de la prueba determine una forma muy diferente de preguntar (usando preguntas en negativo, por ejemplo) que nos complique la tarea de entender y completar la prueba. 
  • El riesgo de terminar haciendo una quiniela por no saber las respuestas, es otra de las dificultades. Hay que responder una cantidad mínima de preguntas para poder llegar a los puntos necesarios para aprobar. Si no sabemos ese mínimo de preguntas solo queda la opción de arriesgar. 

¿Es posible sacar plaza solo haciendo test? 

Si los test son pruebas diseñadas para evaluar el conocimiento que tiene una persona sobre una materia concreta, se entiende que es necesario haber adquirido ese conocimiento antes de enfrentarse al test. Es por ello que la idea de sacar una plaza sin estudiar un temario, nos parece más sueño que realidad. 

Los test son una parte de la preparación, muy importante, por supuesto, pero complementaria a la de estudio y memorización. 

Preparar una oposición es una carrera de fondo, que pasa por distintas etapas: unas de estudio y memorización, otras de repaso y otras de entrenamiento haciendo test. Cada una de estas etapas tiene su valor en el proceso de conseguir la plaza, por lo que no os podemos recomendar saltar ninguna de estas fases. 

Tener una organización y planificación que permita abarcar el temario completo, tema a tema, y practicar a diario con test y simulacros de la prueba, es una fórmula mucho más eficaz para acudir el día “D” a la prueba con seguridad. 

Contadnos cómo os estáis preparando vosotros y recordad que os podemos asesorar en nuestro Servicio de Orientación de Mundopositor

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.