El secreto para llegar a todo: time blocking 

0
1009
El secreto para llegar a todo: time blocking

Cuando opositas tienes mil tareas que hacer y, en ocasiones, sientes que la vida te atropella y no llegas a todo. Para organizarte y no dejar nada atrás, priorizando lo importante de forma fácil y eficaz, puedes usar muchas técnicas. Hoy te presentamos la metodología de time blocking o timeboxing. 

La metodología de time blocking es una de las formas más eficaces de aumentar la atención y la concentración, de forma flexible y adaptativa, sin necesidad de usar complejas aplicaciones o dedicar mucho tiempo a aprender a usarla.  

En este artículo te enseñamos, de forma simple y rápida, cómo aplicarla a tu oposición. 

¿Qué es el time blocking? 

El time blocking es una metodología para estructurar tu tiempo de forma que sepas siempre qué tareas debes llevar a cabo en cada momento. Esta forma de organizarte permite que puedas priorizar las tareas más importantes y distribuirlas en tu día mediante bloques de tiempo en los que solo te vas a dedicar a la tarea concreta que tengas asignada. 

No se trata de hacer listas de tareas, sino de repartir en bloques de tiempo, dentro de tu horario, las tareas específicas a realizar en ese plazo.  

De esta forma aumentas la concentración, pones el foco en el aquí y ahora y reduces la multitarea. Se acabó eso de ir saltando de una tarea a otra, con la sensación de no haber terminado nada, las listas interminables de cosas “urgentes” y las distracciones constantes.  

 Beneficios que el time blocking aporta a tu oposición: 

  • Aumenta la productividad. Concentrarte en una sola tarea cada vez ayuda a sacar todo el rendimiento. 
  • Facilita la concentración. Nada de dispersar la atención entre varias tareas. Una sola cosa cada vez aumenta el foco. 
  • Permite flexibilizar y conciliar. Tú decides cómo se organizan los boxes y en qué horas los repartes, facilitando la total adaptación a tu vida. 
  • Reduce la procrastinación. Cada tarea tiene su momento y se debe terminar en ese plazo, no se puede posponer, por lo que no volverás a dejar algo “para luego”. 
  • Contribuye a la autoestima y la motivación. Comprobar que terminas lo que empiezas, en el tiempo determinado, hará que te sientas mejor contigo mismo y comprobar los avances en tu preparación te harán estudiar cada vez con más propósito. 
  • Registra los avances. Tener un registro temporal de las tareas y de la consecución de tus objetivos, te permite medir y optimizar tu planificación. 

Tips:  

Cronométrate haciendo cada tarea antes de diseñar tu time blocking para poder mantener tus tiempos ajustados. 

Revisa tus marcas para ajustar los tiempos durante la preparación: el entrenamiento hará que reduzcas las marcas y cumplas con los objetivos en menos tiempo. 

realista y flexible. Puedes mover los bloques, ajustar los tiempos y reestructurar lo que necesites en función de tus circunstancias. 

No es necesario que apliques esta metodología a todas las tareas que debas realizar, pero es especialmente útil para aquellas que no te gustan o para las que no quieres dedicar demasiado tiempo, ya que te impones un límite de tiempo que no debes sobrepasar. 

Prémiate. Recompensa tu esfuerzo cada día si alcanzas los hitos que te has marcado y completas las cajas que hayas determinado. Nada mejor que esperar un premio para reforzar la motivación y la concentración. 

Aplícalo a tu oposición

Para saber qué hacer, cuándo hacerlo y cuánto dedicarle solo has de seguir 5 sencillos pasos: 

  1. Determina las tareas que vas a meter en cada box. Debes conocer en detalle cómo estudias cada tema y a qué tareas concretas quieres aplicar esta metodología, para poder determinar cuántas cajas necesitas. La lectura, el subrayado o los esquemas, puedes ser cajas separadas que te permitan estructurar tu estudio. 
  1. Asigna el tiempo a cada box. Te recomendamos que te cronometres haciendo cada una de las tareas para que puedas ajustar mejor cada caja en su tiempo. 
  1. Distribuye los boxes a lo largo de tu jornada. Dentro de tu horario de estudio puedes distribuir cada tarea para llenar tus días de trabajo de forma eficaz. 
  1. Determina los descansos entre cada bloque. No te olvides de las pausas para poder rendir correctamente en el estudio y en cada una de las tareas que debas realizar. 
  1. Revisa los resultados y reajusta. Una de las grandes potencialidades de esta metodología es su facilidad para adaptarse a los avances, a las mejoras de los tiempos, a las diversas tareas y a los cambios que necesites hacer en la jornada de estudio. 

Si todas estas ventajas y facilidades te parecen poco piensa que, aunque hay aplicaciones diseñadas para poner en práctica el timeboxing, solo necesitas de Google Calendar. ¿Alquien da más?  Cuéntanos cómo te organizas tú para llegar a todo (o casi). Te escuchamos

Visitas: 397