Opositar

0
482

Tu vida va a sufrir un cambio radical. Siempre te cuentan que lo más complicado es decidirte, pero esa decisión siempre va a estar conviviendo con una marcha atrás. Cada nuevo instante que descubras va a suponer una vuelta de tuerca de sacrificio, poner límites a tus relaciones personales poco productivas, salir de tu zona de confort, dar un giro a tu vida a nivel laboral, soñar con los ojos abiertos y adelantarte a tu futuro, luchar contra la desconfianza de los que te rodean en cuanto a un reto que te has marcado, hacer autocrítica a diario de cómo aprovechar cada minuto de cada día,… Opositar a policía o a cualquier otra profesión, encierra todas estas cuestiones y muchas más que a cada uno le surgen producto de las circunstancias. No te asustes si emocionalmente te ves superado en diversos momentos, si te sientes víctima de tu propia decisión o preso de la desafortunada idea de elegir una profesión que te obliga a pasar por un proceso selectivo

Opositar supone uno de los mayores retos personales

Cargados de miedos, dudas, callejones sin salida. Nos aterra el fracaso de haberlo intentado sin conseguir el objetivo final, defraudar a los que nos apoyaron y mirarnos al espejo tras un no apto. Y lo más importante,…perder la confianza en nosotros mismos.  

Prepararte para opositar a policía o a cualquier otro empleo público, es el trabajo más duro no remunerado, casi sin recompensas con el único alivio de ver nuestros pequeños progresos. Serás tu jefe y empleado. Te tienes que convertir en tu más despiadado agente crítico para no salirnos de la senda del buen hacer. Ten siempre visible el recuerdo de ese día cargado de ilusión que te hizo decantarte para intentarlo, pelearlo y sacrificar todo por un sueño. Rodéate de todo lo que te motive, aléjate de lo que distorsione y emborrone el camino a la meta.  

No descuides tu salud física, mental y emocional

Ese triángulo tiene que estar siempre interconectado y equilibrado para avanzar en nuestros objetivos. Los más completos, persistentes, estrategas, sacrificados,…conseguirán saborear las mieles del éxito. La inteligencia sin el hilo conductor de la perseverancia y valorar la oportunidad que ofrece el momento no resulta productiva.  

La plaza no la consigue el que teóricamente parece más preparado…

…sino el que mejor entendió qué se exige y rompió con todo colocando su sueño como lo más importante por encima del resto de cosas.  

Opositar te dejará cicatrices, huella en tu camino, te cambiará la vida para siempre independientemente del resultado. Opositar pone al límite tus capacidades y traspasa en muchos momentos hasta lo “razonable”. Aprenderás a controlar tu adrenalina en un momento de éxtasis y a salir del pozo en una situación de desolación. Relativizarás cualquier problema y serás capaz de montar sobre ese caballo indomable que llevas dentro.  

Amig@, yo entiendo tu locura,…yo también he sido opositor. Yo he pasado “De opositor a policía”. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí