Aprobados del Estado: “esa plaza lleva mi nombre”

0
174
aprobados del Estado

Entre los aprobados del Estado, se encuentra Lydia. Es Técnico/a Superior/a de imagen para el diagnóstico y medicina nuclear y acaba de conseguir plaza de Auxiliar Administrativo. Trabajaba en la empresa privada en el área de Recursos Humanos. Se ha preparado con MAD y en estos momentos se encuentra a la espera de conocer cuál será su destino, aunque tiene muy claras sus preferencias: Madrid.

El sueño hecho realidad de los aprobados del Estado: la estabilidad

Como explica Lydia, su vida antes de opositar y convertirse en uno de los aprobados del Estado, era “diferente. La oposición puso todo a mi alrededor patas arriba y te hace cambiar interiormente, pero antes no tenía las ganas y la ilusión por todo, que tengo ahora. Antes no tenía estabilidad laboral y eso cambia completamente tu forma de ver las cosas en la vida. No estaba conforme con trabajos temporales, o contratos “indefinidos” que cualquier día podían acabar, pero la mejor manera de entender esto es vivirlo, la experiencia del antes y el después hay que experimentarla”.

El Estado, la administración más regular

Tal y como explica Lydia para Mundopopositor, “el Estado es la administración que con más regularidad saca plazas por tanto partía de la base de si este año no la saco, se seguro que el año que viene puedo presentarme. Fue muy difícil decidirme, porque a pesar de eso, la parte de los psicotécnicos no me agradaba en absoluto. A quien le eche para atrás esa parte, os digo que, practicando un día tras otro, lo sacas. Que no os desanime nunca eso”.

Trabajar, opositar y convertirse en uno de los aprobados del Estado

Cabe destacar que Lydia ha estado opositando mientras trabajaba, pero eso no le ha impedido llegar a ser uno de los aprobados del Estado. “A excepción de los dos primeros meses, el resto de la oposición he estado trabajando y quiero hablar de la parte que siempre se olvida, no tener hijos o no tener una casa propia, no significa que las personas no tengan obligaciones y responsabilidades. Cada uno tiene su propia situación personal y ninguna es más complicada que otra, todas tienen lo suyo. Es imprescindible organizarse bien y como decía antes darle prioridad a la oposición, y sea cual sea la situación es posible lograrlo. No os dejéis guiar por muchas cosas que se leen en internet y que intentan desanimar a los opositores. Con un buen temario y esfuerzo lo podéis lograr. Y si, merece la pena todo el esfuerzo invertido”.

Su idea inicial no era trabajar mientras estudiaba, de hecho, empezó a opositar en septiembre de 2022 en un momento de parón laboral en su carrera. Un parón que duró solo dos meses: “lo más importante es aprovechar cada rato libre para coger los libros o hacer test. En un principio nuestro examen iba a ser en mayo, y al final se retrasó a septiembre. Por lo tanto, la preparación cambió. Ha habido períodos en este tiempo que apenas he podido estudiar o directamente he estado de viaje y no lo he hecho. Lo importante no es cuando empiezas, sino la responsabilidad con la que lo asumes, y llevar a cabo un tiempo útil de estudio. La oposición siempre va primero, y cuando se está estudiando, se está estudiando, no sirve ponerse a estudiar y estar con distracciones”, explica Lydia.

El proceso de opositar entre los aprobados del Estado

Quizás a más de uno le sorprenda que, para Lydia, el proceso de opositar haya sido “increíble”. Y es que, según explica, “aunque pueda sonar extraño, ha sido de las mejores experiencias que alguien puede vivir. No por tener la plaza, el día antes del examen ya pensaba esto. La oposición es muy dura y te obliga a hacer un camino en solitario y lleno de obstáculos, pero a su vez te aporta un crecimiento personal y unos sentimientos que son maravillosos. Es cierto ese sube y baja de emociones del que tanto se oye hablar, pero forma parte de su encanto”, describe Lydia refiriéndose a los altibajos. “Nunca me arrepentí de tomar la decisión de opositar. Ni siquiera en los peores momentos, cuando crees que todo es imposible”, recuerda.

Cómo afrontan su plaza los aprobados del Estado

Para los aprobados del Estado, el momento de afrontar su plaza es crucial. En el caso de Lydia, se siente con “ilusión y ganas, porque esa plaza lleva mi nombre, no es una interinidad, es el lugar donde si yo quiero voy a hacer mi carrera profesional, así que estoy deseando que llegue ese momento de tomar posesión de mi plaza y ya estoy pensando en preparar la promoción interna”.

Aprobados del Estado y su preparación con MAD

Lydia se ha estado preparando con MAD y asegura que “recomendaría sus materiales, sobre todo por la ofimática. La parte que tanto ha sonado este año. Me gustó bastante como enfocan esos temas y creo que está bastante completa, además de que el lenguaje expresado en el temario es bastante asequible y facilita el aprendizaje. El temario en general esta genial, no le pongo pegas, pero es cierto que este año esa parte ha sido la más crítica, y me alegre muchísimo de haber tenido el curso de MAD para prepararla”.

La opositora se encuentra bastante satisfecha con el resultado y lo que más le ha gustado ha sido “el temario digital. Al principio y durante todo el proceso de la oposición son muy necesarios los libros, y poderlos tener en formato digital es muy positivo para el estudio. Me ha gustado la experiencia, su temario facilita el estudio al estar explicado de una manera muy clara y los videos ayudan mucho para entender las partes más complejas del temario. Conocí MAD en una librería. Me gusta mucho la lectura y allí fue donde vi sus libros por primera vez. Después busque ampliar la información en internet”.

Según un estudio de MAD, la mayoría de los que aprueban las oposiciones del Estado, consigue hacerlo a la primera. Aún estás a tiempo de prepararte la próxima convocatoria.